Oncle Jules

Oncle Jules
Oncle Jules

miércoles, 18 de agosto de 2010

HARRY LANGDON EL HOMBRE-NIÑO. FRANK CAPRA INICIOS

La Sra. Bates: "¿Porqué será que Harry Langdon me recuerda tanto a mi hijo Norman?  ¿Será por su incurable síndrome de Peter Pan?"


El cómico  norteamericano Harry Langdon  (1884 – 1944)



Título original: "ALL NIGHT LONG" (1.924) 19 min. USA.

Dirigida por: Harry Edwards.
Guión: Frank Capra, Hal Conklin, Arthur Ripley y Vernon Smith.
Director de fotografía: Lee Davis y William Williams (B/N).

Interpretes: Harry Langdon: El chico (Harry Hall); Natalie Kingston: La chica (Nanette Burgundy); Fanny Kelly: Su madre; Leo Sulky: Su padre; Vernon Dent: El rival de Harry (Gale Wyndham); Vance Veith y Billy Gilbert: Ladrones de cajas fuertes; Andy Clyde: Artillero O'Neal; Betsy Ann Hisle: Hija de Harry; Max Wagner: Hombre barbudo.  Producida por Mack Sennett Comedies.


Es mucho mejor que muchas comedias que he visto de este cómico; por su corta duración ofrece una buena dosis de humor en un paquete pequeño. Muchas películas de Harry Langdon de larga duración tienden a tener más momentos de calma y de partes muertas, haciendo que el estado de ánimo del espectador séa más dificil de mantener.

La historia comienza cuando, en medio de una situación muy inusual, Harry se encuentra con un viejo amigo del ejército (Vernon Dent), y los dos integrantes principales de "All Night Long", recuerdan algunos de los acontecimientos y de las aventuras que tuvieron lugar en Francia cuando sirvieron juntos en la guerra (Primera Guerra Mundial), con sus recuerdos evocados tienen lugar las rutinas vodevilescas del estilo característico de Langdon, durante la mayor parte de su la trama, y hay muchos gags buenos.

En esta comedia maravillosa, Harry Langdon realmente tiene la oportunidad de desarrollarse correctamente en el elemento dónde está más cómodo: una película corta; dónde tanto su historia, como su contenido y su estilo están muy bien adaptados al de este cómico. Aparte de ser muy divertida.

La historia, contada en flashbacks, es perfecta porque permite a Langdon llevar su habitual caracterización de niño-hombre hasta las últimas consecuencias, (él simplemente no sabe que Nanette es la novia de su amigo, -o al menos, eso es lo que supone el amigo-, ya que la chica no lo tiene tan claro); y las lentas reacciones de sorpresa de Harry al enterarse de la situación, son simplemente maravillosas. Los gags y las situaciones del personaje están bien desarrolladas y resultan muy divertidas. -En uno o dos de ellos, por ejemplo: tras una explosión Harry queda cubierto por una pila de tierra del que salen sólo sus las piernas rectas mirando hacia arriba-; un gran ejemplo de humor negro.



La estructura de contar la historia en flashback ofrece realmente un espacio muy ámplio para el desarrollo pequeños fragmentos cómicos de Harry. Todavía no puedo creer lo atractivo, divertido y refrescante que puede ser su personaje en un cortometraje, sabe tomarse su tiempo para dar a su reflejo en el espejo un saludo amistoso, y vacila entre dar su viejo amigo un amistoso saludo o de estar aterrado por la pistola con la que este le apunta. El ritmo de la tensión en las rutinas cómicas de Harry, -y en los momentos de peligro, como cuando ámbos se sientan alrededor de una granada sin ser conscientes del peligro que corren-, son una alegría para la vista. Vernon Dent trabaja aquí codo con codo junto a con Harry, -en un dúo que hubiera resultado una muy buena idea-; el personaje de hombre frustado que compone Vernon Dent ofrece un gran contrapunto patético a la trama, se refiere a su adversario amoroso con un: -"Harry, amigo". En este corto también es muy memorable la excelente dirección de Harry Edwards, que pone de relieve, con mucha fuerza, tanto la historia séria como las viñetas cómicas; también hace úso de la cámara lenta, del contraste y la profundidad de campo; la cámara en movimiento es realmente creativa, (sobretodo en la escena de la pila de patatas que Harry tiene que pelar al comienzo del primer flashback). Las escenas de la guerra todavía sorprenden en la película, y los primeros minutos en el teatro son maravillosos; resultando memorable la manera de presentar al personaje de Harry, dónde este se ha quedado dormido durante la obra "Salón, dormitorio y baño con bañera", (que al parecer era una broma por tratarse de una farsa anticuada yá en la época en que se hizo esta película, -siete años más tarde, un decadente Buster Keaton protagonizó una mediocre adaptación de esta obra-).

Me gustó esta primera guerra mundial en viñetas cómicas, pero en realidad sentí que la historia habría fluido mucho mejor sin depender de los "flashbacks", que realmente tienden a perturbar la película y no se integran totalmente en el resto de la acción narrada.

Algunas de las explosiones y escenas de batalla del final parecen una versión adaptada de las viejas y socorridas persecuciones de los "slapsticks" de Mack Sennett, son un poco superfluas, pero en realidad no estropean el proceso narrativo. Se trata de un corto divertidísimo, realmente divertido, que le da a Harry Langdon una gran libertad para desarrollar su mejor registro cómico; y la propia pieza presenta también un aspecto muy distintivo y eficaz.

                       
SinopsisPrólogo: La película comienza con Harry quedandose dormido en un teatro dónde unos ladrones tratan de abrir la caja fuerte. Y mire usted por dónde, resulta que el jefe de la banda de atracadores y Harry una vez fueron compañeros durante la Primera Guerra Mundial, entonces comienzan a recordar los "buenos y viejos tiempos" durante la guerra (sí les hacemos caso, la Primera Guerra Mundial fue un no parar de reír). A partir de ahora, la película bascula entre el presente y el pasado. En el pasado: Harry le quitó la novia y los galones a su amigo. En el presente: uno de los ladrones hace estallar una bomba en el establecimiento.  En el epílogo: Nanette sigue siendo tan coqueta como antes, y en un -nada encubierto "ménage a trois"- la chica lleva de paseo a sus hijos pequeños y a sus dos heridos niños-grandes (Harry y Vernon Dent), todos metidos en sendos cochecitos de bebé; de pronto anuncian que ha estallado otra guerra, y tanto Harry como Vernon Dent, -como los dos niños que son-, prefieren jugar a las guerras, y con explosivos que hacen pupa, antes que jugar a 'papás y a mamás' y volver a pelearse por una chica traviesa. Aún convalescientes, los dos se levantan de sus cochecitos respectivos y saludan marcialmente. (Es de suponer que volverán a alistarse).

                  

http://silentwierdness.blogspot.com/2011/10/all-night-long-1924.html

--------------------------------------------------------------------------------


                 

UN SPORTMAN DE OCASIÓN.  (Tramp, tramp, tramp, 1926). 62 min. USA

Director: Harry Edwards y Frank Capra.
Guión: Frank Capra, Hal Conklin, Gerald C. Duffy, J. Frank Holliday, Harry Langdon, Arthur Ripley, Murray Roth y Tim Whelan
Director de fotografía: Elgin Lessley y George Spear (B/N).

Interpretes: Harry Langdon: Harry Logan; Joan Crawford: Betty Burton; Edwards Davis: John Burton; Tom Murray: Nick Kargas; Alec B. Francis: Amos Logan; Brooks Benedict: Taxista; Carlton Griffin: Roger Caldwell.  Producida por: Harry Langdon para First National Pictures.

La primera realización de Frank Capra, -aunque no fue acreditado oficialmente-, fue un típico vehículo para Harry Langdon, uno de los cómicos más importantes del cine mudo, injustamente olvidado pese a repetidas y fieles reivindicaciones, para el que ya llevaba trabajando algunos años como guionista y gagman. Las desventuras deportivas de un personaje tirando a torpe daban pié a felices situaciones dentro de un conjunto de notable agilidad.

Esta es una comedia agradable con un buen surtido de gags y acrobacias. También proporciona a Harry Langdon un escaparate para su tipo de comedia, que es distintivo, a pesar de estar un escalón por debajo de los tres grandes de la comedia de su época: Chaplin, Keaton y Lloyd. El enfoque de Langdon es más lento y más infantil, -a veces demasiado-, pero a menudo funciona bien en esta primera etapa de su carrera; (esto se debe, en gran parte, a la buena escritura de los guiones).

          
Sinopsis: "Tramp, tramp, tramp" surte su -deliberadamente tonta trama- con muchos buenos momentos. Harry está tratando de ganar un concurso, un 'cross-country', tiene que caminar mucho para ganar un premio que evitaría la quiebra de la modesta empresa de su padre, al mismo tiempo trata de impresionar a la chica que ama.
 (Es muy interesante ver a una joven Joan Crawford en este papel, que no se parece mucho a los pesrsonajes que interpretaba en sus papeles protagonistas). Hay varias escenas muy entretenidas. Incluso si no les gusta el estilo personal de Langdon, hay algunos gag's creativos y la mayoría de las secuencias funcionan bien. También tienen lugar unos impresionantes trucos durante una divertida escena con Harry al borde de un acantilado.

Harry se ha enamorado de una joven Joan Crawford, la chica de los carteles del conglomerado zapateril que le hace la competencia a su padre. Esto es divertido en sí mismo sólo como un concepto gracioso, al ver lo humorístico que resulta que la sofisticada y glamorusa Joan y el aturdido e infantil Harry se enamoren el uno del otro; y gracioso por los gags que se extraen de ella  (las imágenes de la chica arrancadas de los carteles están colgadas por todo el cuarto de hotel dónde está Harry, que se esconde bajo las sábanas). Además, ella trabaja para la unidad que sigue a Harry a lo largo de la carrera a pié. El personaje de la muchacha en realidad no está construido, y aparece poco tiempo, (a excepción de una toma en gran gag dónde el ciclón se lleva por los aires una casa, revelando el apasionado beso entre los dos interpretes principales). Este elemento de la película funciona bien, pero "Tramp, tramp, tramp" no tiene el golpe emocional que otras comedias de Langdon a veces tienen, en absoluto, pues la mencionada escena culminante del ciclón no tiene la suficiente garra (ni siquiera para 1926).

Hay una gran escena en torno al antagonismo involuntario de Harry con su nuevo compañero, el campeón del mundo recorriendo los paises a pié, (en el que este le dá a Harry un puñado de pastillas para dormir), y una secuencia de Harry en una cadena de presos, después de su arresto por robar en un huerto, que podría haber sido reorganizada independientemente en una comedia de dos rollos. También contiene el que, tal vez es mi pequeño momento favorito del film: donde Harry rompe rocas pequeñas con un martillo pequeño, entonces el integrante de un plan de fuga le dá a Harry una arma de fuego, y Harry utiliza la culata de la misma para romper rocas un poco más grandes.

Mientras que la firma característica de Langdon es evidente en todo momento, los mejores gags, -producto de un gran esfuerzo de producción-, son más que evidentes, siendo a la vez divertidos e impresionantes. Sobre todo la escena en que Harry, después de colgar de un precipicio se cae fácilmente, pero sobrevive accidentalmente deslizandose sobre una cerca independiente; y uno en que vá a la tienda del barbero, que está físicamente torcida alrededor de una gran grieta en el suelo, son muy divertidos, con mucha inventiva y visualmente impresionantes.


La comedia en el cine de Langdon es el resultado de un adverso destino lanzando varios obstáculos en su camino, que él trata de superar de manera ingenua, o con un úso mínimo de la acción física; como tirar piedras a un tornado, apuntalando un edificio que se derrumba con él dentro, o levantando una pierna para que las rocas que está esquivando rueden por debajo de él.

El final, en el que se revela que Harry ha tenido un bebé llamado Harry, -siendo este exactamente igual que su padre, incluso de altura, pues le han puesto en una cuna de gran tamaño-, es muy raro, pero de alguna manera muy apropiado. Harry es un niño eterno en un mundo de adultos, y seguirá siendo siempre un niño sin importar su supuesta edad real.

--------------------------------------------------------------------------------

 
         
              
EL HOMBRE BALA. (The Strong Man, 1926). 75 min. USA.

Director: Frank Capra.
Guión: Hal Conklin, Robert Eddy, Tay Garnett, Reed Heustis y Arthur Ripley.
Musica original por: Carl Davis (1985).
Fotografía: Glenn Kershner y Elgin Lessley (B/N).

Interpretes: Harry Langdon: Paul Bergot; Priscilla Bonner: Mary Brown; Gertrude Astor: Lily de Broadway; William V. Mong: 'Holy' Joe; Robert McKim: Mike McDevitt; Arthur Thalasso: El gran Zandow; Brooks Benedict: Pasajero en el autobús.  Producida por: Harry Langdon, para First National Pictures.

Sinopsis: El primer largometraje oficial de Frank Capra fue también un vehículo al servicio de Harry Langdon, uno de los cómicos más interesantes, y no siempre reconocidos, del cine mudo. Las peripecias de un soldado belga desmovilizado para encontrar a la mujer con quien se ha carteado durante la primera guerra mundial constituyen el pretexto para una serie de situaciones de la mejor tradición cómica.
Mi película favorita de este cómico. Una  absoluta obra maestra dentro de su género. Su impecable mecánica proporciona un producto tan divertido como preciso.


La película propone diversos desvíos de su excusa argumental antes del gran acelerón final, pero esta estructura permite al cómico realizar numerosas jugadas a balón parado que son pequeñas piezas de una gran brillantez cómica, como Harry construyendo una secuencia hilarante de espera en una esquina de una calle de Nueva York, de la chica que quiere encontrar en su periplo por todo el país, la secuencia con la primera Mary Brown, Lily de Broadway (rol interpretado por Gertrude Astor), tratando de obtener el botín de un robo del forro del bolsillo de la chaqueta de Langdon, o la subida de Langdon por una escalera señorial con la mujer fatal a cuestas, son puntos cómicos culminantes.

                      

La secuencia con Langdon tratando de esconder su vergüenza ante de los demás pasajeros mientras se está enfermo es también muy divertida: Durante la gira que hace con un espectaculo de variedades, irrita a sus compañeros de viaje en un autobús mediante la utilización de una bolsa llena de medicamentos para curarse un resfriado, la salida y la entrada que hace Langdon del autobús en el que viaja; o un intento desesperado de improvisar un acto de forzudo, y de hombre bala, en un escenario ante una abyecta multitud.



En la escena en un autobús donde Langdon, que sufre de gripe, accidentalmente se únta el pecho con queso de Limburgo en lugar de darse un masaje medicinal, apenas hay bromas en la secuencia; Harry es sólo Harry. Más tarde, tarda tres minutos en armarse del valor suficiente para dar al amor de su vida un beso en la mano. De nuevo, no hay mordazas, sólo la comedia minimalista de Langdon.

Harry Langdon resulta también intrínsecamente divertido, pero parece que tiene un rango muy estrecho con las reacciones cómicas. Ahí está su dedo a la boca, como un niño asustado sorprendido haciendo algo malo.

Frank Capra  (1897 - 1991)

Pero el momento más maravilloso de la película ocurre durante el rally final, cuando con una série de objetos: pesas, un cañón y una cortina de fuego enorme, Langdon somete a una insolente multitud de borrachos y prostitutas. Hago especial hincapié en la secuéncia dónde Langdon comienza a caminar sobre el decorado que cubre a la feroz multitud, la cual se retuerce debajo de él, y de repente decenas de manos salen a través del decorado, retorciéndose como serpientes en el Infierno de Dante. Es un gag visual hilarante y un resumen de las consecuencias de la arrogancia y del mal de la multitud descontrolada. Un final con una escena de masas perfectamente rodado.

 "EL HOMBRE BALA".  La película completa.


                  

--------------------------------------------------------------------------------


SU PRIMERA LLAMA  (His First Flame, 1927). 48 m. USA.

Dirigida por: Harry Edwards. 
Guión: Frank Capra, Al Giebler y Arthur Ripley.
Director de fotografía: Ernie Crockett y William Williams (B/N).

Interpretes: Harry Langdon: Harry Howells; Natalie Kingston: Ethel Morgan; Ruth Hiatt: Mary Morgan; Vernon Dent: Amos McCarthy; Bud Jamison: Hector Benedict; Dot Farley: Mrs. Benedict; William McCall. Producida por: Mack Sennett y John A. Waldron.

Sinopsis: Harry acaba de terminar la universidad, como es un joven muy fogoso trabaja como bombero y está locamente enamorado de una chica. Su misógino tío se muestra escéptico ante esa mujer que tanto ama su sobrino, y le dice a Harry que la chica sólo quiere su dinero. Finalmente, la afirmación del tío se confirma. La hermana menor, de buen corazón, de la novia del joven bombero, en cambio, encuentra a Harry manso y adorable, y quiere casarse con él, "incluso si no tiene un centavo". Harry recibe su oportunidad de demostrar lo que sabe hacer (o, más bien, recibe su oportunidad de demostrar si sabe hacer algo), cuando arde la casa de su chica; pero fracasa. La hermana de su chica siente lástima por él, y provoca un incendio sólo para salir a la ventana para gritar: "¡Fuego!", esperando que Harry llegue y la rescate; lo que resulta aún más escándaloso para el pobre muchacho. De hecho, cuando el tío rescata a la vampiresa en un incendio, Harry encuentra a su tío y su novia besandose -lo cuál provoca el desengaño del pobre Harry-  en esta comedia de risas ahogadas.
Esta película tiene una buena trama y esta resulta muy divertida, pero las transiciones son brúscas y la emulsión de alguno de los negativos es muy pobre, probablemente, una cierta pérdida de acción de la película se ha producido debido a los inexorables estragos del tiempo. Sin embargo, nada de esto tiene un sério impacto negativo en la película, que es una de las mejores de Langdon.



En una escena muy corta, Harry entra en unos almacenes dónde por error coloca una pierna de maniquí junto a las piernas de una mujer.

Aunque hay dos escenas, más o menos independientes, que se desarrollan con cierta brusquedad, estas son bastante buenas y merecen ser mencionadas. Una de ellas es la escena donde una mujer carterista está evitando a la policía. Ella golpea al pobre Harry en la cabeza y se cambia la ropa con él. Ver caminar por la ciudad a Harry vestido de mujer es muy divertido, no tiene precio. El otro es cuando Harry se encuentra con un viejo amigo y va a su casa con él, -sólo para darse cuenta de que el amigo, su esposa y sus vecinos de enfrente, son todos muy, muy infelices en su matrimonio-. Al ver estas parejas luchando como locos resulta muy divertido como Harry se dá cuenta de que si se casa con su novia también él se encontrará involucrado en análogos episodios de violencia de género, -asumidos aquí como cosa cotidiana-; Harry asume con resignación la idéa de formar parte de una sociedad, -aunque esta sea tan cruel y despiadada como la que se muestra en el film-. Todo esto es infinitamente divertido y encantador, y el humor negro combina perfectamente con la historia; resulta muy triste, y políticamente incorrecto en nuestros días, (es muy divertida la escena en que Harry visita a esta pareja violenta y sólo se fija en el episodio de violencia doméstica que tiene lugar en la casa de enfrente, exclamando: "¡Parece que hay un montón de combates por aquí!"); hay también momentos realmente dúlces: (Harry detiene el coche de bomberos de su tío, en medio de un rescate, para saludar). Esto está muy bien insertado.


"Su primera llama" fue una especie de tesoro escondido para mí. Esta comedia de 46 minutos es tremendamente divertida. Harry es un personaje inocente, infantil, que acepta sin discusión que limpiando le quitó la pierna a una mujer, o que un maniquí es una mujer de verdad; él vive lejos del mundo real, -un mundo donde un hombre vestido con ropa de mujer no es confundido con una mujer de verdad, pero es despreciado por los transeúntes; dónde sufre el rechazo del amor por parte de su tío, quién crée que las mujeres sólo se casan por dinero; y dónde la violencia de género tiene lugar en todos los hogares-. Harry contempla todo esto y lo acepta con la pasividad de quién se sabe él mismo un blanco de muchos abusos, como un pedazo de la magia inexplicable de la vida cotidiana.

Es la simplicidad de Langdon en contraposición con la dureza del mundo real, -tal como se presenta en la película-, lo que realmente me involucró emocionalmente; las situaciones cómicas están muy bien trabajadas; y conmueve realmente cuando llora en la ventana. Langdon se mueve nerviosamente en esta comedia, -aún siendo muy física-, esto funciona tan bien debido a que sus reacciones se ajustan maravillosamente al ritmo de un largometraje, olvidando sus actuaciones lentas e incómodas de otros filmes, y a que el director Harry Edwards, realmente le permite trabajar aquí con un material cómico más interesante que con el que generalmente trabajaba.


Harry preséncia una série de combates paralelos y termina vestido de mujer tras ser  involucrado en un robo. 

                                 

--------------------------------------------------------------------------------



SUS PRIMEROS PANTALONES.  (Long Pants ,1927).  60 min.  USA.

Director: Frank Capra
Guión: Robert Eddy y Tay Garnett, sobre un cuento de Arthur Ripley.
Fotografía: Glenn Kershner y Elgin Lessley (B/N).

Interpretada por: Harry Langdon: Harry Shelby; Gladys Brockwell: Su madre; Alan Roscoe: Su padre; Priscilla Bonner: Su novia (Priscilla); Alma Bennett: Bebe Blair; Betty Francisco: La rival de esta. Producida por: Harry Langdon para First National Pictures.

                               

Uno de los mejores vehículos con que contó el gran Harry Langdon, en el papel de un campesino perdido en una gran ciudad. Narrado con una seguridad y una agilidad asombrosas, articula una serie de situaciones realmente brillantes en un conjunto tan divertido como compacto.


            

La comedia, notoriamente oscura, "Long Pants" es una película sobre un retrasado mental, poseé más atractivo un siglo después que el que tenía cuando fue hecha. 


         

El problema de Langdon es que su personaje era muy limitado. Langdon llegó al cine a la edad de 40 años, después de 20 años de vodevil, y desarrolló su personaje en una serie de cortos de Mack Sennett, el rey de los "slapstick" descarrilados. Langdon era grotesco, parecía joven para su edad, y utilizaba un montón de maquillaje blanco, consiguiendo con él su cara de niño retrasado. También desarrolló maravillosamente unos ademanes infantiles. Su personaje niño-hombre, sin embargo, no se extendió demasiado lejos. Langdon tenía unos registros tan limitados que usó el mismo acto de vodevil  durante dos décadas, -aunque con ligeras variaciones-.  En "Long Pants" tuvo que llevar su personaje a otro nivel.
La nueva dirección de Langdon consistía en rizar el rizo de lo que es aceptable en una comedia del periodo mudo. En "Long Pants", -dirigida por el famoso Frank Capra, pero sin duda, muy influida por Langdon, en un traje a su medida-, se deforma y se estira lo que podría ser una comedia infantil.

        
Sinopsis: Langdon tiene 18 años en el film, (es un hombre-niño, pero un niño que se convierte en un hombre de la noche a la mañana), que lée demasiadas novelas románticas y parece estar destinado a casarse con una chica local, pero cuando el coche de una vampiresa traficante de cocaína hace una parada frente a su puerta, Harry quiere darle una buena impresión. Primero trata de impresionarla mostrandole los pantalones largos que él está usando por primera vez; luego realiza una serie de acrobacias en bicicleta alrededor de su coche. Cuando la chica se divierte besandole (y dejándole literalmente postrado a sus pies), él se enamora perdidamente de ella. Harry encuentra una carta de la chica -y cree que ella le ha escrito para que vaya a Nueva York- ; a partir de aquí, no cabe en sí de gozo y de deseo por ella.

       
La carta hace que Harry piense que la vampiresa volverá para casarse con él. Pero ella no vuelve, y Harry es presionado por su gente para que se case con la muchacha local.

El día de su boda, Harry vé en el periódico que la mujer de la que está enamorado está en la cárcel. Desesperado quiere ayudarla; en plena lluvia de ideas Harry busca maneras de no casarse, tales como llevar a su novia al bosque y dispararle en la parte posterior de la cabeza. Poco después de esta visión, Harry abre la ventana de la habitación de la muchacha pueblerina, que lleva puesto el vestido de novia. Harry le sugiere dar un paseo juntos por el bosque. La novia crée que se trata de una fuga de amantes y acepta la oferta, saliendo por la ventana, -el espectador vislumbra una pistola en el bolsillo de Harry-.


       
Huelga decir que este sueño que consistía en tomarse con calma lo de llevarse a alguien al bosque y de dispararle, es mucho más sencillo que la realidad. Va mal todo lo que que puede salir mal, Harry pierde la pistola en un montón de hojas y se enreda en un alambre de púas. La chica resulta poco cooperativa también. Y Harry se pone nervioso. Finalmente, él consigue que la chica a coopere dandole la espalda y contando hasta 500; después de la cuenta vuelve a verse a Harry, -que tras varios pequeños accidentes-, está sentado en un tronco con su sombrero de copa alta bajo la barbilla y la pierna derecha atrapada en una trampa para osos.

(No es realmente muy impactante la escena en estos días, a raíz de los gustos de los hermanos Farrelly. Teniendo en cuenta que la chica es absolutamente dúlce y estúpida, ante una audiencia moderna Harry sería, probablemente, vítoreado).


       
Harry con sus sueños de asesinato hecho pedazos, huye a Nueva York y vá a la cárcel, dónde llega justo a tiempo para ayudar a su dama a escapar. La mete en un cajón de embalaje, donde ella sufre varias humillaciones. Harry también sufre en manos de un agente de policía ficticio, y en los dientes de un cocodrilo.

         
Hay una coda dónde Harry aprende una lección que lo saca de sus ensueños. Al final, "la reina de las nieves", -siguiendo la pista de la mujer que la traicionó y que la entregó a las autoridades para poder quedarse junto a un tipejo por la que las dos tigresas rúgen-, encuentra a su rival amorosa. Entonces, las dos mujeres se enfrascan en una violenta lucha própia de dos gatas salvajes en una pequeña habitación situada en la parte posterior de un salón de baile. El rechazo final de Harry por parte de su amante es tan divertido como trágico, con Harry agachado en el suelo, inmóvil del miedo, durante el tumulto que está teniendo lugar en el camerino.

        
La película termina con una risa, pero esta es silenciada por la amarga dulzura de la realidad.

                                       

'Long Pants' es, de todas formas, una película única en su género. Un niño atrapado en su imaginación consigue su primer par de pantalones largos. Una rápida transformación le libra de la inocencia de la niñez transportandole a un mundo real, que es el reverso oscuro de sus fantasías. 
Con estos nuevos pantalones no puede controlarse a sí mismo; y poco después, se encuentra con una misteriosa mujer de reputación dudosa, que introduce al niño-hombre en el microcosmos más sórdido de la vida. Langdon carece por completo de la naturaleza sensual y erótica que posée la mujer de sus sueños, pero cree que los pantalones largos le proporcionan su carente virilidad, -una alusión que en el caso de Harry es una ilusión-.
Se deja seducir por una zorra tramposa, y sus pensamientos le dirigen a acabar con su novia -en una escena divertida, pero algo inquietante- en el bosque. Pero todo es en broma de un niño.

Las pistas para la caída repentina y misteriosa de Harry Langdon no son difíciles de encontrar: no es necesario mirar más allá de los créditos de apertura de sus películas. Aunque era un artista de variedades y un intérprete muy dotado para la comédia, Harry Langdon debe mucho de su éxito en el cine al equipo que Mack Sennett le asignó, Harry Edwards, Arthur Ripley y Frank Capra, quien ayudó a dar forma al personaje de Langdon, ese niño-hombre; el mejor peronaje que Langdon hizo. Parece que Capra exageró su propio papel en los últimos años, pero él sabía cómo elaborar satisfactorias y eficientemente divertidas comedias en formato de largo metraje, mientras que en solitario Langdon no lo supo hacer. Esto se hace evidente cuando se comparan los tres largometrajes, -en todos los cuales participa Capra, ya sea como escritor o como director-, con las películas del cine mudo realizado después de que Capra fuese despedido (justo después de "Sus primeros pantalones"), cuando Langdon se hizo cargo de las tareas de dirigirse a sí mismo, -desastrosamente-. La conclusión es ineludible: el personaje de Langdon fue el trabajo de un equipo, y el público sólo vió a uno de sus miembros en la pantalla.

'Long Pants' es la tercera película con fama de ser la mejor de Langdon, y el último film realizado antes de su rápido descenso hacia el sentimentalismo y algunas rarezas, que le llevaron a distanciarse de la audiencias. Pero, francamente, nunca he disfrutado mucho de esta película; y viéndola de nuevo, me parece que Harry ya estaba acabado, Capra o no Capra, a pesar de los ocasionales momentos divertidos, -la secuencia de introducción es prometedora: La mano de Capra  en el aspecto tecnico es realmente brillante-,  (la presentación de Langdon viniendo de la biblioteca y subiendo hasta el desván de su casa, seguido por dinamicos travellings); pero una vez que la historia se pone en marcha, cualquiera comprende que se trata de un proyecto equivocado.

Harry es presentado como una espécie de monstruo, un niño envejecido en pantalón corto que vive indirectamente a través de las novelas románticas, pero todavía vive en casa con sus padres. Sus problemas comienzan cuando su padre le compra un par de pantalones largos, -al parecer, el primer par de Harry-. Su madre, que lo mantiene en su casa en pantalón corto, le ha mantenido fuera de los problemas del mundo. Resulta incómodo ver que Harry es "especial" y que no puede manejar las presiones del mundo exterior ni salir la casa de su familia. Una vez que Harry se pone los pantalones largos y comienza a interactuar con los demás, sospechamos que mamá tenía razón: el Harry que encontramos aquí es no sólo un alma sencilla, es preocupante su retraso en el crecimiento, es casi idiota. Tenemos la sensación espeluznante de que estamos siendo alentados a reírnos de un deficiente mental.

                      

Empiezo a sentir las patadas de la náusea yá en el primer acto, cuando Harry se enamora al instante de la niña mala, Bebe, que está de paso por el pueblo, y decide que por lo tanto debe matar a Priscilla, la chica dúlce de su ciudad natal con la que sus padres quieren que se case. La "secuencia de asesinato fallido", es una de las superficies de los defectos de la película. Mark Twain demostró que no es legítimo (si es oscuro) hacer humor en el examen de los procesos de pensamiento de una mente inmadura: esta es una reminiscencia de Tom Sawyer, quién se glorificaba en las fantasías de su propio funeral.

Sin embargo, el estado de ánimo cambia cuando Harry quiere llevar a cabo los intentos de asesinato. Cuando Harry sueña con sacar a Priscilla a pasear por el bosque estamos a la espera de encontrar el humor en la torpeza de Harry, en su ineptitud como un asesino, mientras la débil mental Priscilla es obstinadamente consciente de lo que él está tratando de hacer Harry. Una cosa es cuando Laurel y Hardy fracasen al construir una casa, o en la fijación de un barco, todos podemos identificarnos, pero otra cosa para ver a este niño patoso, con cara de hombre, intentando matar a su novia, -que, al parecer, es casi tan limitada mentalmente como él-. En una palabra, es repulsivo.

Para empeorar las cosas, todas las acciones de Harry en esta historia son motivadas por un ser indigno: la chica, Bebe, no es sólo mala, es una criminal y una traficante de drogas, como se revela en una carta que lée en su escena introductoria. (Un toque genuinamente divertido, probablemente no deseado, es el úso de comillas cuando se refiere a la cocaína como "la nieve"). Harry no sólo está motivado por su amor delirante hacia Bebe, es un resultado de su experiencia terriblemente limitada del mundo. ¿Hizo bién la mamá de Harry encerrándole?

Muchos de los gags están trabajados con apoyos inusuales, apareciendo estos de repente en lugares inverosímiles, al parecer sólo para dar Harry la oportunidad de ser divertido, extendiendo una secuencia, o concluyendo la misma. (Los cambios de ropa, diversos artículos tales como una bicicleta, pistolas, un ladrillo, bombillas, un maniquí que representa a un policía, un policía real, e incluso un cocodrilo), hacen que el film suba muchos puntos; pero nuestro disfrute es socavado por el hecho de que detrás de las imágenes hay un eficiente equipo de escritores, -evidentemente-, trabajando horas extras para pensar en estos gags. También vale la pena mencionar que la edición de "Sus primeros pantalones", es muy descuidada, y no me refiero a los saltos en bruto, que son comunes en las películas antiguas, cuando los bits de la película han desaparecido; sino más bien a los momentos de sacudidas que se producen cuando las imágenes, o los movimientos en un plano medio o largo no se ajustan exactamente en la película porque no se cortaron correctamente en la sala de edición el plano anterior o el plano siguiente. Hay un par de esos momentos en que me dí cuenta de éso, pero entonces, me acordé del despido del director Frank Capra, -por parte de un Harry Langdon víctima de su égo mal gestionado-; y he llegado a la conclusión de que algunas escenas de esta película se quedaron sin concluír.

Harry dice, al principio, una frase paradójica: "No se preocupe, madre - ¡los pantalones largos no se me subirán a la cabeza!"



Para ver a Harry Langdon en su mejor momento mejor ver "EL HOMBRE BALA", o las comedias cortas que hizo para Sennett. Sin embargo, "Sus primeros pantalones", por desgracia, se erige como un hito extraño y poco satisfactorio en la carrera infeliz de Harry Langdon, que podría haber logrado mucho más con la orientación adecuada.



Por la Sra. Bates

No hay comentarios:

Publicar un comentario